Scroll to top

Contadores que cuentan

Trabajamos con y para personas. De ellas son las historias y nuestro el lugar donde
tienen voz. Todos tenemos una historia que contar y queremos compartirlas.

Estas son las historias de los Contadores en Uruguay.

Virginia

Virginia

Hace treinta años que participo como voluntaria en un hogar de ancianos. Tomé cariño por este trabajo solidario y me siento plena porque me permite conocer realidades que la gente no percibe pero existen en nuestro querido Uruguay.

Durante la adolescencia no tenía muy definida mi profesión. Me gustaba la matemática y mi hermana mayor decidió ir por el camino de las Ciencias Económicas, así que yo fui atrás de ella. Soy del interior profundo. Nací en Paysandú pero por adopción ahora resido en Mercedes. Estoy muy contenta con la profesión. La llevo en el alma y logré transmitirla a mis dos hijos: ambos se graduaron de contadores.

Me recibí hace treinta años y apenas obtuve el título tuve un llamado para ser dirigente voluntaria y al día de hoy estoy acompañando la comisión directiva de un hogar de ancianos sin fines de lucro. Tomé cariño por el voluntariado solidario. De alguna manera siento que estoy devolviendo a la sociedad todo lo que me dio porque yo hice la carrera en la Universidad de la República.

En la actualidad me desempeño como presidenta de la comisión. Dedico diez horas a la semana a ayudar a ancianos en soledad, carenciados, que no tienen a alguien que se preocupe por ellos. Me encargo de llevar adelante los presupuestos del hogar, elegir los proveedores; me hago cargo de la administración, atiendo la problemática de los ancianos. También voy a golpear puertas a los organismos para que vean que existe una realidad que el Estado no está apoyando al 100%.

La satisfacción mayor es el elogio que la institución recibe en cada puerta que golpeamos. Nos escuchan y nos dan una solución al tema planteado. Me siento plena: estoy contentísima con mi profesión de contadora pero sobre todo con mi labor como voluntaria, ya que he llegado a conocer muchas realidades que la gente no percibe o no se da cuenta que suceden, pero existen en nuestro querido Uruguay.