Scroll to top

Contadores que cuentan

Trabajamos con y para personas. De ellas son las historias y nuestro el lugar donde
tienen voz. Todos tenemos una historia que contar y queremos compartirlas.

Estas son las historias de los Contadores en Uruguay.

Gabriela

Gabriela

Cuando nacieron los trillizos abandoné la profesión por tres años, luego retomé porque no me conformaba con ser solo ama de casa. Se puede ser 100% buena en ambas.

Siempre me gustaron los números, tenía mucha facilidad, pero mi padre, Oscar Montaldo es contador benemérito de las Américas e influyó mucho a la hora de elegir mi rumbo profesional. Somos tres hermanos contadores. Hace poco hice un máster en Dirección de Recursos Humanos para complementar. En RSM, nuestro estudio, hay un staff de 140 personas, son todos jóvenes y entendí que era necesario actualizarse.

Me recibí en el ’98. Siempre ejercí la profesión, pero el único período que dejé de trabajar fue cuando di a luz a mis trillizos. Hoy Florencia, Tomás y Lucila tienen 21 años. Cuando ellos nacieron yo tenía dos hijos más, eran cinco bebés en casa: imposible trabajar. Así que abandoné el estudio para dedicarme a por completo a ellos.

La experiencia de estar en mi casa, pasar el día entero por y para ellos aportó muchísimo a mi vida, pero también me dirigió a tomar una decisión: yo quería seguir con mi profesión, no me conformaba con ser solo ama de casa. Así que cuando los trillizos cumplieron tres años retomé mi rol de contadora.

Tengo seis hijos, hoy están grandes, el menor tiene 15 años y es muy independiente, pero logré ser contadora y madre full time. Es un poco un incentivo para aquellas mujeres que no quieren formar una familia o se tiran mucho hacia la profesión: se puede hacer las dos cosas y ser 100% buena en ambas.

Mis hijos y yo somos fanáticos de la naturaleza y los deportes al aire libre: andar a caballo y hacer paseos en bicicleta. Nos encanta ir al campo y hemos programado excursiones para esquiar todos juntos.

Ahora que crecieron mi hobby es ir al club. Me fascina hacer pilates y spinning. Viajar está dentro de mis prioridades: me encanta. Y lo he hecho mucho en familia acompañada por mis hermanos y mis padres. Mi último destino fue China. Asistí a una conferencia por motivos laborales y quedé impresionada con ese país. Hay un gran contraste: el idioma, la comida, la forma de vivir. Vale la pena conocerlo.