Scroll to top

Contadores que cuentan

Trabajamos con y para personas. De ellas son las historias y nuestro el lugar donde
tienen voz. Todos tenemos una historia que contar y queremos compartirlas.

Estas son las historias de los Contadores en Uruguay.

Natalia

natalia

En ningún estudio contable llegué a estar un año. Pasaba meses, pero no me hacía feliz. Como siempre me encantó el maquillaje, lo incorporé a mi vida porque es algo que me gusta y lo quiero disfrutar. Por ahora estoy enfocada al maquillaje social.

Dudé entre ser contadora o hacer Administración de Empresas y mi hermano me dijo que el contador tenía más salida laboral porque abarcaba las dos áreas. Entonces me tiré a Ciencias Económicas. En la mitad de la carrera tuve las primeras experiencias laborales y me di cuenta de que no era lo que me gustaba. Pero preferí terminarla y tener una herramienta de trabajo.

En ningún estudio contable llegué a estar un año. Pasaba meses, pero no me hacía feliz. Al principio banqué porque es parte de adquirir conocimiento, pero sobre el final de la carrera dije, ¿qué hago?, ¿sigo con esto? El no me pesaba un poco más. Me recibí en 2010, al mes renuncié y me fui a trabajar a la empresa familiar. Había un contador externo pero entré para hacer algo vinculado a la contabilidad. Pero luego empecé a ver gestión de empresas, desarrollo de negocios y me encantó. Me resultó más entretenido, menos monótono y ahí seguí. Este año le entregué la contabilidad de la empresa a una amiga: yo no quiero estar pendiente de si se vence BPS, no tengo cabeza ni tiempo para eso.

Siempre me encantó el maquillaje. Cuando iba a facultad estudiaba y trabajaba, no me daba tiempo para incorporar otra actividad. Entonces dije, lo voy a hacer cuando tenga disponibilidad de horario porque es algo que me gusta y lo quiero disfrutar. Primero hice un par de clases de automaquillaje y quedé súper enganchada. Me quedó el gustito y quise aprender más. Así que hace un año me decidí e hice un curso con Rosario Viñoly.

Estoy muy agradecida porque Rosario te incorpora rápido a la actividad. Cuando terminé el primer semestre enseguida me convocaron para participar de algunos eventos: desfiles y producción de fotos. Me mandó a maquillar a los invitados del ciclo Boliches, de Canal 10. Y así te vas fogueando. Pero la televisión y el teatro por no me interesan. Por ahora estoy enfocada al maquillaje social. Me tuve que hacer publicidad porque no me conocía nadie. Tengo una fan page en Facebook (Natalia Arroyo Maquiladora Profesional) y se mueve bastante. Por ejemplo, ahora voy a maquillar una novia en setiembre y otra en noviembre.

También doy cursos cortos de auto maquillaje en mi casa. Cuando viajo también traigo maquillajes de marcas que acá no hay y vendo también. Hace poco vino una chica, me compró una paleta y ya le recomendó a la tía el curso de auto maquillaje. Acá es muy chico y el boca a boca es fundamental.
Sé que por un tema económico no me va a dar para dedicarme exclusivamente a ser maquilladora. Pero la parte empresarial también me encanta. Y es un complemento perfecto a mi trabajo de oficina y no me interfiere.